Viviendo con más consciencia. Por @dani_carrionj

¿Qué significa una vida consciente? Puede ser que para cada persona signifique algo distinto, pero no es una meta sino un camino. Un camino personal para encontrar aquello que te conecta con el bienestar. Se vincula el estar bien con uno mismo y con el entorno. 


Estar bien contigo misma es un trabajo personal para cuidarte, valorarte, aceptarte y amarte con tu luz y tu sombra, tal como eres, siendo cada día la mejor versión de ti. Eso que llamamos amor propio. Fácil decir, más ¿Cómo se logra tener amor propio? No hay recetas, creo que se lo practica a diario, en las pequeñas cosas que hacemos por nosotros mismos, en dedicarnos tiempo, en conocerte y hacer eso que te hace sentir feliz. También, al ser compasiva contigo y por ejemplo observar tu voz interior para que no sea de juicio o critica, sino más bien como tratas a tu mejor amiga.  Y esto es un camino, no es igual todos los días y no siempre es fácil, pero se construye de a poco y lo más lindo es que depende de uno mismo tomar acción. Para vivir en bienestar, hay que cultivarlo practicando a diario. 


¿Y con el entorno? Creo que hay dos temas aquí, las relaciones con otras personas y con el planeta. Las relaciones interpersonales son parte de la vida. Compartir es esencial para los humanos mas no siempre es fácil. Por esto, hay que recordar que todos somos seres humanos viviendo nuestra propia experiencia, ayuda a cultivar la empatía. Ser empático, esa capacidad de ponerte en los zapatos del otro y sentir como el otro sin olvidarte de ti mismo. Es una cualidad que nos ayuda a mejorar las relaciones con otras personas. 


Con nuestro planeta, ¿qué tiene que ver la consciencia con el planeta? El planeta en el que vivimos, el cual nos sostiene y del que somos parte, es nuestra responsabilidad cuidarlo. Desde nuestro lugar, cada uno puede hacer la diferencia tomando decisiones conscientes que permitan reflexionar sobre las consecuencias de lo que hacemos. Porque todo tiene un impacto en el medio ambiente ahora y en el largo plazo. Depende de cada uno que sea positivo o negativo. Y eso se puede practicar en las pequeñas cosas y a diario. Por ejemplo, al decidir ¿qué comer?, o ¿cómo gestionar nuestros desechos?, ¿qué y donde comprar? 


Una vida consciente, significa que salimos del piloto automático de nuestra mente, que muchas veces nos hace vivir casi sin darnos cuenta, repitiendo patrones de comportamiento y acciones. Tomar consciencia es darnos cuenta de que esta pasando con nosotros y con lo que hacemos, es tomar decisiones conectando la razón y el corazón para que, en vez de reaccionar, respondamos tomando en cuenta los resultados de nuestras decisiones. Significa estar en el aquí y ahora, y volver cada vez que nos desconectemos, una y otra vez al momento presente. Y esto se aplica a nuestra vida en todos los sentidos, con nosotros mismos, con los demás y con nuestro planeta. Es esta interconexión la que nos ayuda a tener un camino de bienestar. 

2 comentarios

  • Dani, sinceramente creo que eres de las personas con autoridad para hablar del continum “viviendo con consciencia”; pues lo haces, por eso puedes hablar de ello.
    Me queda sonando eso del “proceso” y de que “no es fácil”… así mismo es, de lo que se trata es justamente de intentarlo e integrarlo como una práctica en el día a día, desde cosas mecánicas y cotidianas, como el trato a una amiga, hasta lo trascendental y grande como nuestra responsabilidad con el entorno.
    Sigue caminando con consciencia Dani, y sigue compartiéndonos tus experiencias. ¡Gracias!

    María Gloria
  • Muy bien Daniela. Ya he leído algunos artículos tuyos y simpatizo plenamente. Si en estos momentos de la historia de la humanidad, no somos concientes que, cómo especie, debemos cuidar la única nave que tenemos, en armonía con las demás especies y sobre todo cuidando a la madre naturaleza que nos alimenta a pesar de nuestras agresiones, entonces ni lo seremos nunca, porque los días para “la especie más inteligente” a bordo, estarán contados. Ya falta muy poco para que la vida humana entre en el estadio de “no viable”, a no ser que despertemos la conciencia para, conociéndonos de manera personal, aprendamos a relacionarnos empáticamente con los demás seres y sobre todo con quién nos brinda el sustento.
    Sigue escribiendo, ya nos juntaremos en las luchas por promover una suerte de ciudadanía planetaria que nos oriente hacia la viabilidad de la viabilidad de la especie humana.

    Paulo Rodríguez

Dejar un comentario