Slow life ¿Qué es vida lenta?

Un cambio de vida, parece tan fácil, ¿cierto?, miro y ordeno lo que está a la vista, comienzo una dieta saludable, comienzo a practicar deportes, retomo las meditaciones, comienzo a incorporar actividades a mi vida que me hacen “bien”. Pero, ¿cuánto nos dura esta intención? ¿Se han dado cuenta?

Bueno, en la búsqueda de información llegue a la filosofía de vida Slow Life, que ahora les cuento más detalles. 

“Vivir de prosa no es vivir, es sobrevivir” - Carl Honoré -

¿Cómo nació el movimiento slow life?

El movimiento slow nació en Italia en los años 80, en el ámbito de la alimentación y como respuesta a la invasión de McDonald’s que estaba invadiendo Europa. El periodista italiano Carlo Petrini hizo campaña promoviendo el movimiento Slow Food. Su discurso se basa en comer bien al tiempo que se respeta el planeta. A partir de este movimiento nacen los demás que engloban el Slow Living. Incluso hoy podemos encontrar ciudades slow (Cittaslow) en todos los continentes.

 La slow life requiere en nosotros las ganas de cambiar. Por eso, después de un mal momento o de una crisis, la realidad nos muestra de una forma brutal la  poca conciencia de nuestra vida, que llevamos mucho tiempo en modo “automático” sin darnos cuenta de todo lo que nos rodea. Que la vida pasa enfrente de nosotros y que no la vemos, ni vemos.

 Modo “automático”, llegamos al trabajo y estamos estresados: papeles, reuniones, teléfono…Salimos corriendo para ir al gimnasio, la compra o a recoger a los peques.

Llegamos a casa con la lengua de fuera y todavía queda cocinar la cena…¿cocinar qué? Después del día de locos no tenemos tiempo para hacer nada saludable y sabroso. Algún producto precocinado nos servirá para devorar delante de la serie de turno antes de ir para la cama. Y al día siguiente…vuelta a empezar.

 Lo bueno es que esta sensación es reversible, que ya no iremos a toda máquina y que no nos perderemos momentos preciosos con nuestra familia.

Algunos tips para este cambio: 

  • Cuida tu descanso tanto como cuidas tu actividad, ¿cuántas horas duermes? ¿Cómo es la calidad de tu sueño? ¿Te permites momentos de no hacer?
  • Trabaja la aceptación y la gratitud, ambos conceptos ayudarán a gestionarlo mejor.
  • Cuida tus relaciones. No solo las relaciones con los compañeros de trabajo, con tu pareja. Cuida tu relación contigo misma.
  • Practica la atención plena en todo lo que ocurre, tanto fuera como dentro de ti.
  • Motívate y haz las cosas con amor.
  • Busca tu  paz interior que te ayudará a manejar tus emociones desde la calma.
  • Trabaja tu autoestima y autoconfianza

Libro recomendado: Elogio de la lentitud - Carl Honoré 

Dejar un comentario