Esperanza

“La esperanza no es lo mismo que el optimismo. No es la convicción de que algo saldrá bien, sino la certeza de que algo tiene sentido, independientemente de cómo resulte.” (Vaclav Havel)

Que bien se siente en nuestro interior el leer algo que te hace sentido. “Regando el pastito interior, como dice la Mafalda”.

Este extracto, regalo de mi hermano, me ha hecho reflexionar acerca de la Esperanza, como una orientación del corazón y ¿cómo ha sido la mía?. ¿La he tenido?, ¿la siento?

Un suspiro profundo y siento alegría en mi corazón.
En un momento de mi vida muy consciente de lo vital de un cambio de forma de vivir, con amor a mi alrededor y en un proyecto social-económico que me llena el alma.
Donde le hago caso a mi instinto, a ese “¿me tinca o no me tinca?”

Prueba de que tener esperanza es estar consciente que con esfuerzo habrá más personas que se sumen al cuidado del planeta y por sobretodo al respeto entre nosotros.
Al tener esto claro, en el camino te vas encontrando con otros que comparten esta misma visión de vida, como en el caso de justas.cl.

Proyecto que confirma que andar feliz por la vida es la mejor medicina para el alma, qué una sonrisa te alegra el día.

Pensemos ¿en que nos mueve?, ¿qué podemos compartir con los demás?, ¿qué quiero para mis hijos o nietos?

Un abrazo.

Bessie.

Texto completo para detenerte, respirar y leer...

La Esperanza - Vaclav Havel (1986)
Dramaturgo, escritor y político Checo.
Último presidente de Checoslovaquia y primer presidente de República Checa

“Debo decir, de inicio, que el tipo de esperanza en la que con frecuencia pienso, especialmente en situaciones particularmente desesperanzadoras como cuando se está en prisión, la comprendo sobre todo como un estado de la mente, no como un estado del mundo.

Tenemos esperanza en nuestro interior, o no la tenemos; es una dimensión del alma, y no depende, esencialmente, de alguna observación particular del mundo, o de una estimación de la situación actual.

La esperanza no es un pronóstico. Es una orientación del espíritu, una orientación del corazón; trasciende al mundo de la experiencia inmediata y está anclada en algún lugar más allá del horizonte.”

“La esperanza, en este sentido profundo y poderoso, no es lo mismo que la alegría porque las cosas van bien, o la voluntad de invertir en una empresa que obviamente está encaminada a un pronto éxito, sino, más bien, la capacidad de trabajar por algo simplemente porque ese algo es bueno, y no porque tiene alguna probabilidad de ir bien.

Cuanto más poco propicia es la situación en la que mantenemos nuestra esperanza, más profunda es ésta. La esperanza no es lo mismo que el optimismo.

No es la convicción de que algo saldrá bien, sino la certeza de que algo tiene sentido, independientemente de cómo resulte.”

Dejar un comentario